miércoles, 21 de febrero de 2018

Días sin final, de Sebastian Barry




Después de alistarse con apenas diecisiete años en el ejército de los Estados Unidos en la década de 1850, Thomas McNulty y John Cole, su compañero de armas, luchan en las guerras indias y, posteriormente, en la guerra de Secesión. Tras huir de terribles penalidades, estos serán para ellos días llenos de vida y asombro, a pesar de los horrores de los que son testigos y cómplices a la vez. Sus existencias cobrarán una mayor plenitud que peligrará cuando una joven india se cruce en su camino y surja la posibilidad de una felicidad duradera... siempre y cuando logren sobrevivir.

La última obra de Sebastian Barry nos lleva por las llanuras del Oeste hasta Tennessee y es una auténtica obra maestra, tanto por la atmósfera que recrea como por su lenguaje. Estamos al mismo tiempo ante una intensa y conmovedora historia de dos hombres y la vida que les toca vivir, y una nueva mirada sobre algunos de los años más fatídicos en la historia de los Estados Unidos. "Días sin final" es una novela inolvidable.

La novela narra el periplo de Thomas McNulty, un muchacho irlandés emigrado a Estados Unidos, que se alistará junto con su compañero de vida John Cole primero en las guerras indias y luego en la guerra de Secesión, y te traslada desde las llanuras del Oeste hasta Tennessee. La historia no solo gira en torno a sus andanzas en la guerra, aunque son mayoritarias: también se nos cuenta su historia de amor y de la pecular familia que forman los protagonistas. 

La novela es de una belleza desgarradora, y ha ganado el premio Costa, el Walter Scott de Ficción Histórica y le ha valido a Sebastian Barry la máxima distinción de las letras irlandesas, el Irish Laureate for Fiction. Entre sus críticos están Kazuo Ishiguro, que ha afirmado que es su novela favorita de 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario