domingo, 9 de febrero de 2014

"Todos los buenos soldados", la nueva novela de David Torres


Nochevieja de 1957. Artistas españoles viajan a Sidi Ifni para animar a las tropas sitiadas y el cómico Miguel Gila acaba involucrado en un crimen, una sórdida trama de venganzas, sexo y tráfico de kif que implica a un joven alférez enamorado, a la hija de un héroe de guerra, a un viejo legionario y a un desertor estadounidense que practica surf. Gila reconocerá allí el mismo humor negro de sus monólogos bélicos, ese olor a pólvora del absurdo que es también el aroma de la derrota y de la guerra civil. 

Más allá de los géneros, David Torres se adentra en el desierto de las emociones humanas, en las encrucijadas del salvajismo y la civilización, con una novela que sorprenderá a quien la lea. Una historia de gran potencia narrativa, en la que ningún cabo queda suelto ni nada sucede porque sí. Tras una serie de enigmático asesinatos en serie, la resolución del misterio supondrá una traca final que dejará al lector con el sabor de haber leído algo formidable, inteligente y redondo. 

Miguel Gila es el único personaje real de la novela, aunque los hechos en los que está inmerso son imaginarios, excepto el viaje a Sidi Ifni, junto con Carmen Sevilla y otros artistas, para actuar ante las tropas. En la novela, se ve involucrado en una serie de sucesos inesperados que le dejarán un extraño recuerdo. El peso de su personaje es considerable a lo largo de todo el relato, y aporta un interesante contraste entre la vida civil y la vida militar, con la genialidad añadida de que se trata de un cómico que adquirió su fama, entre otras cosas, precisamente por sus chistes sobre militares. Algunos de sus más célebres sketches son reproducidos en la novela, así como toda clase de incidentes privados de su biografía. 

Todos los buenos soldados es una amalgama perfecta entre la novela negra y la novela histórica, pero el conjunto es mucho más que la suma de ambas. Como ya se ha visto, tiene como tema la Legión y el complejo universo del ejército. La cadena de asesinatos y los lejanos sucesos sobre los que estos se forjan, van mostrando una historia sorprendente, de gran potencia narrativa, en la que ningún cabo queda suelto ni nada sucede porque sí. La resolución del misterio muestra de nuevo el trauma de la guerra civil y el peso de los crímenes impunes al cabo de los años: un tema de absoluta actualidad en la sociedad española actual. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario