sábado, 19 de octubre de 2013

"Los halcones del mar. La Orden de Malta" de Carlos Canales y Miguel del Rey


El 15 de febrero de 1113, el Papa Pascual II acogía bajo la protección de la Iglesia a una Orden dedicada al cuidado de los enfermos que hacían el camino a los Santos Lugares. Nacían así en Jerusalén, de forma oficial, los Hospitalarios, como una institución religiosa que seguía las normas de los monjes benedictinos. Los avatares de los reinos cruzados y la necesidad de defenderlos llevaría a los hermanos a cumplir un cuarto voto que se unió a los de castidad, pobreza y obediencia: el ejercicio de las armas. Determinaría para siempre el carácter militar y religioso de la Orden que le acompañaría hasta que los cristianos tuvieron que abandonar los Santos Lugares. 

Pese a sus orígenes, las actividades en la historia de la Orden estuvieron desde entonces vinculadas de forma permanente al mar y a la guerra naval. Una consecuencia de los avatares políticos y no de su originaria vocación. El mar la llevaría a relacionarse aún más con las potencias que dominaban el Mediterráneo y, por supuesto, con España. Lazos que se reforzarían a partir de la donación a la Orden del archipiélago de Malta por Carlos V en 1530, que daría lugar a dos siglos de lucha común contra turcos y berberiscos. Así, hasta que Napoleón expulsó a los caballeros de sus dominios y estos se vieron obligados a buscar de nuevo en Oriente -aunque esta vez en Rusia-, nuevos horizontes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario