viernes, 6 de septiembre de 2013

TIERRA SIN REY, entrevistamos a Luis Zueco


El 12 de septiembre de 2013 se celebra el 800 aniversario de la batalla de Muret, donde murió Pedro II el Católico, rey de Aragón y conde de Barcelona. Poniendo fin a la expansión de la Corona de Aragón al otro lado de los Pirineos, obligando a cambiar todo su política exterior y que permitió que aquellos territorios terminarán, años después, bajo el dominio del rey de Francia.

Coincidiendo con este trascendental aniversario, sale a la venta TIERRA SIN REY, nueva novela del escritor Luis Zueco. Una obra que ambientada en el sur de Francia, Aragón y Cataluña. En el periodo histórico comprendido entre 1209-1213, desde el inicio de la cruzada albigense contra los cátaros hasta la muerte en batalla campal del rey Pedro II. 

Uno de los periodos históricos más apasionantes de la Edad Media, que contempla grandes asedios como los de Carcasona, Montségur o Toulouse, batallas épicas como las de Las Navas de Tolosa o Muret, junto a conflictos religiosos, el nacimiento de la inquisición, las disputas entre la Iglesia y los príncipes cristianos, el renacimiento cultural y económico que vivió el sur de Francia en esta época; y la compleja y atractiva figura de Pedro II (padre de Jaime I el Conquistador, coronado por el Papa en Roma y uno de los vencedores de Las Navas de Tolosa).

Esta es la tercera novela de Luis Zueco, su anterior obra, “El escalón 33”, fue galardonado con la Mención de Honor del IX Premio Internacional de Novela Histórica Ciudad de Zaragoza.

Entrevistamos a su autor.




La batalla de Muret y la figura de Pedro II nunca han sido el eje principal de la trama de una novela, ¿por qué esta elección?

La batalla de Muret ha sido totalmente olvidada y la figura del rey Pedro II injustamente marginada. Tenemos que recordar que hace ocho siglos casi todo el sur de Francia, incluido Toulouse, Montpellier, Marsella y Niza, estaban bajo el dominio de la corona aragonesa. Pedro II fue uno de los vencedores de Las Navas de Tolosa. El inicio del siglo XIII en la Península es uno de los momentos históricos más apasionantes de la historia y espero que los lectores lo descubran a través de “Tierra sin rey”.


Además, cuenta con tramas secundarias que son trascendentales en el devenir de la novela.

Sí, tenemos escenas bélicas con impresionantes asedios y también con épicas batallas. Una trama de intriga en torno a un libro muy especial, viviremos en la casa de un perfecto cátaro y dentro de la corte de uno de los señores del Languedoc, seguiremos las andanzas de un mercenario misterioso y un conocido trovador, y conoceremos al poderoso arzobispo de Narbona y también al papa Inocencio III. Todas esas subtramas forman el complejo microcosmos que era el sur de Francia en los inicios del siglo XIII.


Y numerosos personajes, ¿no es así?

Los personajes principales son un campesino franco que se une a la cruzada, una joven cátara, un espía aragonés y la sobrina del conde de Foix. Además, tenemos otros secundarios como un monje cisterciense, un conocido clérigo castellano, un conde, un señor de la guerra, un poderoso noble aragonés, un caballero catalán, una dama occitana o un caballero normando. Y por supuesto los personajes históricos de Simon de Montfort, Arnaldo Almalarico y Pedro II. 


Esta época y geografía han sido protagonistas de varias novelas sobre los cátaros, ¿qué tiene "Tierra sin rey" de especial?

Que no se centra en ellos, es fiel con el contexto histórico y les da la importancia real que tuvieron, que hasta 1213 es realmente escasa. No nos han relatado correctamente que sucedió entre la matanza de Béziers y la batalla de Muret, no fueron los cátaros los protagonistas, sino los grandes señores: el conde de Foix, el arzobispo de Narbona, el vizconde de Carcasona y, por supuesto, el rey Pedro II. Y por el lado cruzado, Simon de Montfort y el legado papal.


¿Por que un rey católico se enfrentó a un ejército cruzado?

Esta es la gran pregunta. Efectivamente, Pedro II era un rey católico, coronado por el papa Inocencio III en Roma. La Corona de Aragón era vasalla de la Iglesia y el rey nunca apoyó ni defendió a la herejía cátara. 

Pero la cruzada intervino militarmente en unos señoríos que estaban bajo su protección y otros, como el condado de Tolosa, que le juraron vasallaje en enero de 1213. El rey y sus vasallos se enfrentaron no a un ejército cruzado, sino a lo que ellos consideraban un simple ejército invasor formad por una serie de nobles, caballeros y obispos francos, que pretendían conquistar el sur de Francia, con la excusa del peligro de la herejía cátara. 


Sabemos de sus conocimientos sobre castillos y fortificaciones medievales, imaginamos que aparecen estos escenarios.

Sí, la ruta de los castillos cátaros es muy conocida, aunque la mayoría de ellos son posteriores. En la novela aparecen las ciudades amuralladas de Carcasona y Minerve; las fortalezas de Montségur, Puivert, Foix y Lavour. También hay castillos españoles como el de Monzón, el de Calatrava La Vieja o La Alfajería de Zaragoza.


Su anterior novela, "El escalón 33" recibió la Mención de Honor del IX Premio Internacional de Novela Histórica Ciudad de Zaragoza. ¿Qué podemos esperar de "Tierra sin rey"?

Yo principalmente deseo que sea una novela con la que los lectores disfruten. Es una obra muy épica, llena de aventura y con la que creo que es posible viajar hasta la Edad Media. Esa sería mi mayor ilusión, que al leerla, el público sintiera esa época, los miedos y deseos que temían aquellas gentes, con que soñaban y con que sufrían. Que viva el fragor de un ataque a una ciudad amurallada, el nerviosismo de los asaltantes y la tensión de los defensores. Que descubran la doctrina religiosa como lo haría un iniciado y se sorprendan con la actitud de un trovador o de una dama occitana. Que teman a un legado papal con solo oír su nombre y sientan el poder de un señor de la guerra. En pocas palabras, que vivan lo que era el inicio del siglo XIII.


No hay comentarios:

Publicar un comentario