sábado, 24 de agosto de 2013

Entrevista a Francisco Narla, autor de Assur


Las incursiones vikingas en la Península Ibérica son sin duda un tema tremendamente interesante en la historia medieval de la  Península. Este verano se ha puesto de modo con la emisión de la serie “Vikingos” realizada por The History Channel. Por eso hemos querido entrevistar a Francisco Narla, autor de “Assur”, una de las mejores novelas históricas sobre las incursiones de los vikingos en la Península Ibérica.

Y para mí es un placer participar. Resulta muy reconfortante saber que, en ocasiones, uno puede llegar a ser profeta en su tierra; me siento muy agradecido por el interés.

Siempre me ha llamado la atención como era la vida de este pueblo y su necesidad para navegar tan lejos en busca de fortuna. ¿A qué cree usted que se debía esta característica tan aventurera de este pueblo?

Bueno, yo no soy historiador y ni siquiera ellos se ponen de acuerdo al respecto, pero intentaré ser conciso. No creo que se deba a una única causa, confluían varias circunstancias que llevaban a fomentar ese tipo de vida.

Por un lado, el mayorazgo, que dejaba a los no primogénitos pocas opciones. Por otro lado, puede que en cierta medida afectasen la climatología adversa de los inviernos y los escasos recursos de aquellas tierras en cuanto a materias primas y capacidad de manufactura, tenían que importar el oro, la plata, los esclavos y, cómo no, el vino. Además, añadiendo que un hacendado tenía que elegir entre pelearse con los vecinos o con los extranjeros para medrar es lógico pensar en que mirasen más allá del horizonte cuando deseaban mejorar su posición. Y, como es lógico, también podría haber influido la propia idiosincrasia de aquella cultura, en la que el valor y los méritos propios eran la única garantía de respeto.

En su novela Assur se recrean batallas y enfrentamientos como la batalla en la que el obispo Rosendo de Santiago derrota a los vikingos. ¿Por qué eran tan poderosos militarmente los vikingos? ¿Qué armas, estrategias o habilidades poseían estos guerreros?

Lo cierto es que, en mi opinión, no eran precisamente hombres de grandes estrategias y largas planificaciones antes de la batalla. Más bien era cuestión de puro arrojo. Practicaban fundamentalmente la guerra denominada de guerrillas y lo hacían bien porque su coraje los llevaba en andas, la derrota no era una opción. Eran tenaces y no temían otra consecuencia que no fuera un regreso al hogar apabullados por la ignominia de haber sido vencidos. Y mención especial la merecen los conocidos como berserker, esos guerreros enfebrecidos por ignotas pócimas que entraban en batalla vestidos con pieles de animales y enloquecidos por un frenesí de violencia.



Esclavizar a los supervivientes de los pueblos que atacaban los vikingos, ¿era una práctica habitual?

Bastante, pero no tanto para usarlos como mano de obra propia, de hecho, dispensaban un trato bastante humano a sus esclavos. Su objetivo era habitualmente la venta de esos prisioneros. Hay constancia de españoles capturados que fueron vendidos en mercados tan lejanos como el de Bagdad. Podría decirse que los esclavos constituían una mercancía muy valiosa que no estaban dispuestos a desaprovechar.

Assur nos descubre personajes nórdicos como Leif Eriksson o Eirik el Rojo, ¿la labor de documentación sobre la historia de los vikingos ha tenido que ser muy laboriosa, ¿dónde ha encontrado toda está información?

Lo fue, cualquier investigación para una época tan lejana resulta muy compleja. Los datos fueron apareciendo poco a poco, a base de esfuerzo, en fuentes diversas. Además de las lógicas consultas a expertos tanto en España como en los países nórdicos, encontré algunos ensayos interesantes, unos pocos libros y, como no podía ser de otro modo, obtuve detalles muy interesantes en sus propias crónicas, las denominadas sagas, que resultaron una fuente que me permitió descubrir una literatura de la que, sinceramente, me enamoré. Por cierto, se las recomiendo encarecidamente a cualquier amante de la obra de Tolkien, encontrará paralelismos increíbles…

En la novela cazan ballenas, ¿esto es realmente posible con los medios de la época?

Sí, por supuesto, a día de hoy lo siguen haciendo los inuit con medios muy similares. Y durante las primeros años del siglo XX así lo hicieron los aguerridos vascos en las costas cantábricas. Era una cuestión de valor y, como ya hemos dicho, a los nórdicos no les faltaba.

Un tema que siempre sale a la luz a la hora de hablar de los vikingos es su posible llegada a América, ¿esto es real? ¿Llegaron hasta allí?

Tal y como se refleja en la novela. A día de hoy es ya un hecho incuestionable, tanto es así que su primer asentamiento, en lo que hoy conocemos como Terranova, la llamada Ensenada de las Medusas es Patrimonio de la Humanidad. No disponemos de todos los detalles, pero es rigurosamente cierto. Alrededor del año 1.000 los vikingos echaron pie a tierra en el norte americano.

En la novela tiene gran importancia “El camino de Santiago” y la catedral de Compostela y las peregrinaciones desde Inglaterra, un camino de los ingleses que no es el más conocido. “El camino de Santiago” siempre nos descubre cosas nuevas, ¿cuál fue la razón principal de que lo incluyera en Assur?

Era la opción lógica para la época teniendo en cuenta que el regreso del protagonista se producía desde el norte de la actual Europa. Además, en aquellos años, mucho antes de que naciera el anglicanismo, esa ruta de peregrinación llevaba hasta Compostela a una parte muy significativa de los peregrinos. A día de hoy, la ruta no es tan conocida por la escisión eclesial que se produjo cuando Enrique VIII no consiguió el divorcio que tanto ansiaba y decidió crear su propia versión del cristianismo, sin embargo, en los días de Assur, tenía una gran preponderancia.

Ahora podemos ver la serie “Vikingos” en Antena 3, ¿qué le parece? ¿cree que es real con la historia? ¿está bien ambientada?

La serie no me disgusta, es bastante rigurosa en términos históricos y aquellos en los que no lo es son comprensibles en pro de la trama argumental. Está razonablemente bien ambientada y Byrne es siempre un valor seguro. Y, lógicamente, me encanta saber que la temática vikinga atrae al público.

Está claro que los vikingos son atractivos para el público español, podemos imaginar “Assur” llevada a la gran pantalla, mimbres para ello la novela tiene de sobra, ¿cómo ve está posibilidad?

Algunas productoras han mostrado interés para, precisamente en relación con la pregunta anterior, rodar una serie para televisión. Sin embargo, no ha habido ninguna propuesta para el cine. A mí me encantaría que cualquiera de las opciones cuajase, pero, dados los tiempos, es difícil reunir los fondos para una producción como la que requeriría la novela, ambientada en el siglo X, con batallas en las que intervinieron más de 5.000 hombres y escenarios tan dispares como las actuales Compostela, León y Londres, por no hablar de los parajes de Noruega, Islandia, Groenlandia y Terranova. El coste de la producción resultaría altísimo. Esperemos que algún día la idea cuaje y sea posible ver a Assur en la televisión o el cine. En los foros de internet algunos lectores incluso han discutido ya sobre el posible reparto…

Usted es comandante de línea aérea, también cultiva bonsáis, realiza tiro con arco, escribe poesía, ensayos técnicos y artículos y ha participado en programas de radio y televisión, es un hombre polifacético donde los haya. ¿Cuál es su siguiente proyecto, tanto literario como no literario?

Suena mucho más llamativo de lo que es en realidad. Simplemente intento aprender cosas nuevas y siempre he estado dispuesto a trabajar duro, nada más. En cuanto a la pregunta, pues fuera de la literatura mi proyecto más inmediato es embarcarme en la reforma de la vieja casa en la que vivo, un pequeño paraíso en las montañas que necesita de mucho cariño para convertirse en el hogar que siempre he soñado. Y en el ámbito literario una nueva novela de aventuras de corte histórico que verá la luz este noviembre, pero de la que, por el momento, no puedo desvelar gran cosa por exigencias editoriales. Sin embargo, pronto empezarán las campañas de promoción y los lectores podrán ir abriendo boca.


1 comentario:

  1. Gran entrevista, genial autor. José María

    ResponderEliminar