jueves, 8 de marzo de 2012

Elephant & Castle (La Infanta de Castilla) de María Jesús Montiel.



Otra gran novela de la editorial De librum tremens, "Elephant and Castle", nombre de una estación de metro londinense, es según una extendida creencia la perversión lingüística de "La Infanta of Castile":ésta no es otra sino Leonor, hermanastra de Alfonso X El Sabio. Inspirada en la vida de Leonor, la profesora y escritora María Jesús Montiel elabora una notable novela histórica cuyo narrador y protagonista principal es el jardinero judío de la Infanta y más tarde Reina consorte de Inglaterra.

En palabras de la autora, “En modo alguno he pretendido hacer una biografía de la princesa, sino acercarme con curiosidad y respeto a su figura a través de una serie de datos contrastados y fiables que nos la presentan como una mujer culta y valiente, atenta y compasiva con sus sirvientes y, por encima de todo, esposa enamorada y madre prolífica. 

Saber que tanto ella como su marido eran apasionados de la jardinería me ha servido de hilo conductor en el relato. Descubrir que el rey Edward I expulsó a los judíos en 1290, año de la muerte de Leonor, añadió a la trama un elemento de no menor importancia que el de su pasión por los jardines y las flores”.

Aunque impopular entre sus súbditos,  quienes la consideraron como una extranjera, Leonor de Castilla se convirtió en el apoyo más fiel de su esposo desde el día de su boda en Burgos a los trece años hasta su muerte cerca de Lincoln cuando contaba cuarenta y nueve . Fue el propio Edward I, desolado por la desaparición de su "Chère Regne", quien ordenó levantar las llamadas "Cruces de Leonor" en cada uno de los lugares donde se detuvo su féretro desde Lincoln hasta llegar a Westminster donde reposa su cuerpo. De las doce cruces levantadas se conservan solamente tres: la última de ellas da nombre a un conocido lugar de Londres: Charing Cross.

1 comentario:

  1. Me ha gustado mucho, la vida de Leonor a través de unos particulares ojos, Inglaterra en la segunda mitad del siglo XIII y el mundo judío.

    ResponderEliminar