lunes, 30 de mayo de 2011

"Las damas del Rey" de María Pilar Queralt del Hierro.



Con 'Las damas del Rey', la historiadora María Pilar Queralt regresa a la novela, con un viaje por Europa a través de la vida de las hijas de los Reyes Católicos y su política matrimonial, con la que tejieron una red de enlaces que contribuyó a a crear el imperio de su nieto Carlos I. Una época de transición vista a través de los ojos de Manuel el Afortunado, rey de Portugal, y sus tres esposas.


Sinopsis:

Un viaje por la Europa del Renacimiento a través del trágico destino de las hijas de los Reyes Católicos: Isabel y María, reinas de Portugal; Juana, la Loca, y Catalina de Aragón, esposa de Enrique Tudor. Escondidas tras los mitos de sus hermanas Juana la Loca y Catalina de Aragón, reina de Inglaterra, Isabel y María son, posiblemente, las más desconocidas de las hijas de los Reyes Católicos. Sin embargo, ambas compartieron trono con uno de los monarcas más importantes de su tiempo Manuel I de Portugal, bien llamado el Afortunado. Auténticos pilares de la corona, gracias a la política matrimonial de los Reyes Católicos, Isabel, María, Juana y Catalina fueron también cuatro mujeres de carne y hueso que se sometieron resignadas a su papel de peón de los intereses políticos de sus padres. Y otro tanto le sucedió a Leonor la refinada princesa flamenca, hija de Juana la Loca y Felipe el Hermoso, moneda de cambio al servicio de su hermano el Emperador Carlos V. Las damas del rey tiene como eje narrativo a las tres esposas de Manuel I el Afortunado: Isabel, digna heredera de la Castilla medieval austera y piadosa; María, discreta y generosa y Leonor, sobrina de las anteriores, hermosa y culta. Pero no son las únicas protagonistas. Las cartas que Isabel y María cruzan con sus hermanas, Juana y Catalina, o las que Leonor dirige a su tía Margarita de Austria, gobernadora general de los Países Bajos, se convierten en el vehículo idóneo para conocer no solo el trágico destino de las hijas y nietas de los Reyes Católicos, sino para recorrer los intrincados caminos de una Europa que se abría a nuevos territorios, se debatía en la controversia religiosa iniciada por Lutero, y se disponía a encarar una nueva era.

1 comentario:

  1. Parece interesante y es un ´´genero`` que me gusta bastante.
    Gracias por la reseña.
    Saludos

    ResponderEliminar