jueves, 20 de enero de 2011

'Harald el Vikingo' de Antonio Cavanillas de Blas.



Harald Sigurdarson fue el vikingo más famoso de su tiempo. En pleno siglo XI, llevó a cabo un extraordinario viaje que abarcó unas distancias asombrosas: desde York hasta Jerusalén y desde Trondheim a Creta. Llegó a ser rey de noruega y sus hazañas tuvieron amplia repercusión en las sagas nórdicas.

Antonio Cavanillas de Blas, novela con maestría la increíble vida de este hombre que peleó con su hermanastro, el futuro San Olav, para reconquistar el reino de Noruega; amó a hermosas mujeres; cayó prisionero en Rusia; y llegó a Constantinopla al mando de una tropa varega para servir en la guardia imperial y defender Bizancio. A su regreso a tierras noruegas, logró hacerse con la corona, pero no satisfecho con esto, se embarcó a la conquista de Inglaterra. En el verano de 1066, Harald el Vikingo desembarcó con trescientos navíos en las costas inglesas, dispuesto a vencer o morir. El destino tendría la última palabra.
Antonio Cavanillas de Blas a lo largo de su carrera literaria ha publicado títulos como El león de los ojos árabes, El prisionero de Argel y El último cruzado, ha confesado que Harald el Vikingo es una de sus historias "más noveladas", ya que no existe documentación sobre el protagonista

'Harald el Vikingo'
Antonio Cavanillas de Blas.

4 comentarios:

  1. Quiza estoy equivocado, pero creo que los otomanos no aparecieron hasta finales del siglo XIII, increiblemente en esta novela aparecen varias veces los otomanos y estamos en el siglo XI.

    ResponderEliminar
  2. el libro es muy malo, el autor no tiene ni idea de la época de la que habla, en torno al año 1.030 al 1.066, ni existían jenízaros (son del 1.350) ni existía una Italia casi renacentista, ni Harald era hijo del rey de Noruega (era hijo de una de sus viudas con su segundo marido, ni la iglesia ortodoxa estaba separada de la católica (el cisma de occidente es del 1.054, por supuesto nadie en Noruega tenía idea de esto), Harald lega a ser "coronel" del principado de Kiev, una terminología del s. XVI, etc, etc....el autor, en fin, tergiversa la poca historia que sabe

    ResponderEliminar
  3. como novela puede valer, pero la mezcla de elementos historicos con los inventados es absurda, habla de Marco Polo y de Gengis Kan que vivieron 200 años despues; habla de Italia como si estuvieramos en el siglo XV y otros disparates mal fechados; parece una novela erotica por las paginas que destina y describe con tanto detalle, pero lo único que es cierto es que era hijo bastardo del rey de Noruega, y su sobrenombre de Hardrada era de "sangriento"...vamos un angelito y tambien era altísimo pues media casi 7 pies , concretamente 2,08 metros, por lo demas como pasatienpo vale, pero no creo que le den el Nobel de literatura.

    ResponderEliminar
  4. Creo que con su frase "...la hoguera del patio de armas del ALCÁZAR de Trondheim" ya lo dice todo, bien al inicio del libro. Que yo sepa en Trondheim no ha existido un alcázar ni a año 1000, ni a 2000 ni a -4000.

    Cualquier noruego que leyera este libro se llevaba las manos a la cabeza.


    No leí antes (ni creo que lea más) a este autor pero ¿en serio se dedica a la "novela histórica"? porque a mí lo que me transmite es que no tiene demasiado claro el concepto. O eso, o que de Historia sabe bien poco.

    ResponderEliminar