domingo, 28 de noviembre de 2010

"La Armadura de Dios" de Paul Block y Robert Vaughan.


Crítica:

Lo primero que quiero comentar de este libro es que es una gran novela histórica, muy bien documentada -algo que desde mi punto de vista es imprescindible en este tipo de publicaciones-, con múltiples ambientes, personajes, una trama muy bien llevada, una buena estructura y que consigue llevar los dos historias en que está divida de forma muy equilibrada, de tal manera que al final, si tienes que elegir entre una de ellas es realmente difícil.


Toda la novela se centra en un manuscrito del siglo I que supuestamente escribió Dimas bar-Dimas y que podría ser un nuevo evangelio a unir al Nuevo Testamento, con este argumento el libro ya promete.

Esta estructurado en dos historias separadas en el tiempo y el espacio: la actual, centrada casi en su totalidad en New York, y la antigua en el siglo XI durante la primera cruzada, ambas se cruzan a lo largo de la novela. Podemos decir que la primera parte corresponde a una novela de intriga histórica -excelentemente tratada la parte de intriga por cierto- y la otra a una novela histórica tradicional -muy bien documentada-. He de confesar que al empezar me atrajo más la de intriga histórica, para después decantarme por la histórica y, al final, estar igual de enganchado a ambas.

Volviendo al argumento, existe una secta excomulgada por el Vaticano en el siglo XIX llamada Via Dei que quiere el manuscrito cueste lo que cueste porque lo considera de su propiedad. Para ello su Gran Maestre no duda en unirse a los judíos y a uno de los más importantes grupos terroristas islámicos. ¿Por qué de esta extraña alianza? Porque se va a celebrar un simposio en Nueva York entre las tres religiones que quieren conseguir demostrar que las tres son caminos validos para un mismo Dios, ya que las tres son pueblos del Libro. El manuscrito en cuestión puede ratificar está realidad ya que habla de los tres caminos a Dios, si bien el Via Dei sostiene que se refiera a Via Dei, la iglesia católica y Jesucristo, nunca a las tres religiones monoteístas.

Los personajes más interesantes de la trama contemporánea son el padre Flannery y un hacker, David Meyers. Sobre todo destacaría a este último. En esta trama toda la acción relacionada con el terrorismo islámico está muy bien desarrollada y, realmente, te atrapa y te pone ante un peligro que crees real y posible, con diferentes giros y sorpresas que hacen que estés siempre atento, espectante por lo que vaya a suceder en la siguiente página..

En la trama situada en el siglo XI, tenemos a Felipe Guiscardo que es enviado por el Via Dei para vigilar a Tobias, un traductor de Toledo, que es el Guardián. Una figura elegida por el Trevia Dei, origen del Via Dei -y que sostiene que los tres caminos son el cristianismo, el islam y el judaísmo-, y que guarda un relicario con el símbolo de la organización dibujado sobre una tela por Jesucristo con su propia sangre. Además, es el elegido para encontrar el manuscrito que está escondido en la fortaleza de Masada, razón por la que debe unirse a la primera cruzada y partir hacia Jerusalen. Le acompaña el propio Felipe y su ayudante, una bella judía de nombre Raquel. En esta parte de la novela viajamos a Constantinopla y conocemos interesantes personajes de la Primera Cruzada y vivimos peligrosas situaciones que, finalmente, provocan que huyan a Jerusalén con ayuda de al-Arif, un musulmán que se convertirá en un personaje central y muy apasionante.

No voy a desvelaros más de esta apasionante novela. Pero prepararos para una trama compleja y muy bien desarrollada, con grandes personajes, dos historias parleras que, a veces, se cruzan y que son atractivas por separado, pero que unidas hacen de esta novela una libro redondo y muy recomendable.

Mi valoración es de un 8, excelente novela.

No hay comentarios:

Publicar un comentario