sábado, 26 de diciembre de 2009

Wasqa, el Juicio de Dios.


Para empezar este blog, nada mejor que esta estupenda novela histórica sobre la Reconquista del Alto Aragón.

La novela de Lorenzo Mur Sangra se centra en la segunda mitad del Siglo XI, cuando el rey aragonés Sancho Rámirez, una vez consolidadas las fronteras del reino de Aragón, se lanzó a la reconquista de la Tierra Llana, y la gran ciudad que protegía la entrada a estos territorios, la capital de la Marca Extrema, que no era otra que la mítica Wasqa, la Osca de tiempos de Sertorio, que llego a ser capital de las provincias hispánicas sublevadas contra Roma.

El inicio del la novela es algo lento, se centra demasiado en el aspecto de las relaciones entre los vasallos y los señores feudales. Cuando en esta época temprana, estos lazos feudales no eran tan acusados en Aragón como en el resto de Europa. El juicio de Dios es una práctica muy conocida, por lo que es interesante como se relata en la novela para aquellos que no la conocen. Sin embargo, lo realmente emocionante llega cuando aparecen los cruzados francos y nobles tan importantes como el señor de Larrés.

El protagonista se llama Iohan Exavierre, y es el personaje más flojo. Los secundarios son mucho más interesantes.

Ha destacar la descripción de Huesca en el siglo XI y de la construcción del castillo de Montearagón, aunque para mi modesta opinión, lo más interesante es la batalla de Alcoraz y la explicación a la leyenda de la aparición de San Jorge. A esta leyenda se debe que San jorge sea el patrón de Aragón y, cuando se describe en el libro, Lorenzo Mur consigue hacerlo realmente interesante.

Mi consejo es no entretener leyendo detenidamente el inicio, simplemente coger las ideas necesarias para poder seguir después la historia, en cambio la segunda mitad y, sobre todo, el final son mucho mejores.

Mi valoración del 1 al 10, es de un 7.

Titulo: Wasqa el Juicio de Dios.
Autor: Lorenzo Mur Sangrá.
Editorial: Via Magna.

2 comentarios:

  1. A mi no me gusto, el principio es muy lento. los malos son muy malos, el protagonista es un poco... no sé... no em gsuta, son mejores los secundarios.

    ResponderEliminar
  2. Hay que tener en cuenta también que las panoplias de los guerreros de la portada son la de la primera mitad del siglo XIV, no del final del XI, época narrada en el libro

    ResponderEliminar